[RIR054] VALENTINA VILLARROEL_18 DE OCTUBRE: CHILE DESPERTÓ

18 de octubre; Chile despertó es un documento sonoro de gran valor que va más allá de los puramente estético. Registrado por la artista sonora Valentina Villarroel, de Chile, supone una síntesis sónica de la explosión del pueblo chileno contra 30 años de una democracia hecha a la medida de un dictador, que a partir del 18 de octubre hizo que todo saltara por los aires. Esta referencia recoge una selección de esas grabaciones, algunas de las pistas que capturó Valentina y que sirven de testimonio y también de compromiso.

El patrimonio inmaterial, en su vertiente sonora no puede concentrarse únicamente en la preservación de las tradiciones o de entornos a punto de desaparecer, por poner dos ejemplos, también nos sirve para enseñar otras realidades que pertenecen al ámbito de lo social. Desde el 18 de octubre podemos conocer-escuchar esas sonoridades que registró en las comunas del Gran Concepción, en el marco político de un país en estado de revuelta  contra un gobierno, el de Piñera, incapaz de mostrar un mínimo de sensibilidad en cuestiones vitales para la inmensa mayoría del pueblo chileno. Son, por tanto, muestras del paisaje sonoro de unos espacios acústicos urbanos, ocupados por luchadores que se levantan indignados. La fotografía es de Carmen Benito.

Las intensas y masivas protestas hicieron retroceder al derechista gobierno de Piñera, la brutal represión por parte de las fuerzas policiales, alcanzó cifras de espanto. La violencia de los carabineros (el militarizado cuerpo represivo heredero de la dictadura pinochetista, se cobró muchos muertos, cientos de heridos de bala y/o perdigones, así como numerosas denuncias de atropellos, palizas, torturas y violaciones.

Chile es “un verdadero oasis de estabilidad”, dijo Sebastián Piñera pocos meses antes, un tiempo que ahora parece muy remoto. Ese supuesto oasis descansaba sobre un polvorín de antagonismos que acabó por estallar. Las clases populares chilenas se han hartado de un perpetuo empobrecimiento y de unas condiciones de vida permanentemente degradadas a costa del saqueo de la oligarquía y del capital extranjero.

Pero lo que escucharán en los audios, no son el reflejo de algo nuevo, es el estallido, la explosión de una represión ya insostenible que fue creada en la dictadura de Pinochet en 1973 (hasta 1990).

Durante 30 años de “democracia”, los distintos gobiernos, conservadores y socialdemócratas, se han cuidado muy bien de no tocar los fundamentos que permiten a las clases dominantes ejercer un asfixiante dominio sobre el pueblo trabajador. Se ha mantenido intacta una Constitución redactada por el dictador, y a un ejército y policía que se han mantenido fieles a una tradición fascista, con un culto hacia la represión y el miedo. Desde el poder, se dijo que era una guerra declarada contra los “alborotadores”, utilizando la “mano dura”: tanquetas, bombas lacrimógenas, escopetas de balines y perdigones disparando a la altura de la cabeza y a quemarropa, palizas con porras y bastones extensibles, atropellos a manifestantes caídos al suelo, detenciones nocturnas dignas del golpe de Pinochet, etc.

Los ojos vendados eran un símbolo de protesta, de resistencia. La élite en Chile tembló, por eso utilizó todos los resortes represivos del estado contra su propio pueblo, pero la propaganda no sirvió. El ejemplo, y recalco una vez más el valor de los audios registrados, está en este “18 de octubre: Chile despertó”, un auténtico canto a la esperanza, un canto de dignidad y conciencia de un pueblo harto de tanta desigualdad y saqueo.

En la última pista suena el emotivo canto “Un violador en tu camino”, que prendió como la chispa que incendia un prado en verano. Miles de mujeres en todo el mundo entonaron este canto de protesta que denuncia los abusos y agresiones sexuales de los carabineros hacia las mujeres detenidas en las manifestaciones. Cientos de querellas se presentaron por torturas y tratos vejatorios en los calabozos, comisarías y centros de detención. En definitiva, es la expresión concentrada de una dictadura, la de la clase dominante chilena, aliada y dependiente de EEUU, que aunque cambió de régimen hace 30 años, mantiene intactos, sin depuración alguna, sus aparatos represivos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s